miércoles, 1 de enero de 2014

EL ANTIGUO BELÉN VIVIENTE DE MASPALOMAS (Segunda parte)


Los ensayos, en el interior de la propia Iglesia de San Fernando, era la gran diversión de los jóvenes de octubre a diciembre.
 
Por Pedro José Franco López
 
En la edición del Belén Viviente de Maspalomas del año 1968, se alternaban los personajes y el que fue San José ahora pude ser Rey, el que era Herodes, ahora será apuntador y la que tenía una posada en el 67, puede ser el mismísimo demonio en el 68.

Y a partir que los años fueron pasando, la vestimenta y accesorios se  fueron aumentando y complementando. Tanto es así que en el año 1968 se recaudaba a las salidas de Misa del verano que era cuando los turistas de Las Palmas, llenaban el templo y la plaza de San Fernando.

Y no contentos con eso, los jóvenes, encabezados por Chana Franco que le conocía muy bien, fueron a la cada del Conde de la Vega Grande, le pidieron colaboración y les dio un tarjeta para ir al Kilo de San Bernardo a comprar toda clase de telas, complementos y artilugios de toda clase.

Ahora se llaman “Belenes Vivientes”, en el mundo del teatro se les denomina “Autos Sacramentales”, pero por finales de los 60, en Maspalomas, les llamábamos “Comedia de Navidad” y en esa tarea se pusieron un grupo de jóvenes maspalomeros, entre los años 1967 y 1970, animados por el párroco de entonces: Don Manuel Montesdeoca Hernández.

En los años que se escenificó este Belén Viviente en Maspalomas, hubo representaciones con cien -100- actores, lo que quiere decir que, teniendo en cuenta la población  maspalomera de la época, era la práctica totalidad de la población juvenil.

Los textos eran sacados de Libros de Misa y el resto pura invención que hacíamos entre todos. Como queda reflejado en las fotos, el escenario era una sucesión de montículos y pasillos fabricados con cajas de tomates, que nos traían en camiones los encargados de zona de Míster Pilcher y Juliano Bonny.

A este numeroso grupo de personas los convocaba y coordinaba el que suscribe: Pedro J. Franco que, puesto a hacer de atrevido le indicaba a su madre: Josefita López: cómo debían ser los trajes que lucían cada uno de los personajes.

También se celebraban Belenes Vivientes en el pueblo de El Tablero, coordinado y dirigido por el entusiasta Juan Vega, incluso en el año1970, se celebró el Belén Viviente en el Tablero con jóvenes del Tablero y de Maspalomas, en un gesto de auténtica buena vecindad, del que daremos cuenta en la Tercera parte de estas entregas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario