miércoles, 27 de julio de 2016

EL "MANIFIESTO" INTELECTUAL DE MASPALOMAS.



En el transcurso de la primera Universidad de Verano de Maspalomas (1992), se hizo público un “Manifiesto”, el “Manifiesto de Maspalomas” que firmaban 300 personas, entre el Consejo Directivo/Asesor, encabezados por el filósofo y ensayista español más influyentes del siglo XX: José Luis López Aranguren; ponentes y alumnado. El total del Manifiesto no tiene desperdicio, pues hace veinticinco años, retrataba con todo lujo de detalles, la realidad actual de la política y la economía española de hoy en día.

MANIFIESTO DE MASPALOMAS

Los abajo firmantes, ponentes y participantes en la 1ª Edición de la UNIVERSIDAD DE VERANO DE MASPALOMAS (Gran Canaria, 16 agosto - 11 septiembre 1992), diseñada bajo el título genérico de Crítica del lenguaje ordinario, ante la grave degradación de los derechos democráticos y ciudadanos de España, que presenta casos tan espectaculares como los de la corrupción que invade múltiples ámbitos y el derroche y uso arbitrario de los fondos públicos; frente a la cultura del dinero, la apariencia y la ostentación imperantes, frente a la cocacolanización y macdonalización galopantes, impuestos por la sociedad depredadora del espectáculo y la imagen, consideramos que, cuando lo esencial se ve continuamente amenazado por lo insignificante, es prioritario y urgente reivindicar y defender en España el ejercicio de la crítica, del pensamiento crítico en los espacios de vida y trabajo, en los medios de comunicación, en la educación y en la Universidad, en las instituciones y en el tejido social.

Cuando el Parlamento ha sido vaciado enteramente de contenido, cuando la Justicia carece de medios y no goza de la independencia y contundencia necesarios para defender en la práctica los derechos democráticos y ciudadanos; cuando el sistema educativo y universitario ha sucumbido a la cultura tecnocrática y del dinero, reforzando y legitimando las desigualdades, cuando la educación pública se deteriora gravemente, cuando la educación ha renunciado al pensamiento crítico, base esencial de la educación integral; cuando la Universidad se convierte en la guardiana de los intereses corporativos; cuando se produce un fuerte y asfixiante control político  y económico de los medios de comunicación y mediación sociales (prensa, radio, televisión, CIS, INE, sistema informático, Banco de España, etc...) y públicos -completamente gubernamentalizados en el Centro y en la Periferia-; cuando la degradación , la contaminación de los ecosistemas próximos y lejanos, naturales y urbanos, agudiza aún más, la desertización de las relaciones sociales y la dualización de la sociedad; cuando el racismo, la exclusión y el fanatismo avanzan peligrosamente, hoy es más necesario que nunca defender y reivindicar una democracia cotidiana, solidaria y lúcidamente vital, a escala local y global, de ciudadanos críticos, emprendedores, activos, dueños de su propia historia, comprometidos con la verdad, frente a una democracia otorgada y secuestrada, una pseudo-democracia amañada y de escaparate, de espectadores sumisos, acríticos y pasivos. 

Consejo Directivo/Asesor y 300 firmas más.

domingo, 17 de julio de 2016

335 ANIVERSARIO DE LA ERMITA DE MASPALOMAS




335 ANIVERSARIO DE LA ERMITA DE “MASPALOMA”
ó DE SAN FERNANDO.


El canónigo Cazorla León y prestigiosos investigadores,
sitúan su construcción en 1681.


Por Pedro J. Franco López

Desde siempre  y por parte de muchos, ha sido motivo de curiosidad para unos y de estudio para otros, el conjunto arquitectónico que forma la Casa de Srta. Candelaria (conocida como Casa Condal y declarada Bien de Interés Cultural en 1995); y la Ermita anexa a la misma, que responde a las características de una capilla familiar (un oratorio) de estilo franciscano; y, la pregunta “del millón",  -la incógnita que todos han querido despejar-: su antigüedad aproximada.
 
No es desacertado el dato sobre la antigüedad de la Casa de Srta. Candelaria que se estima en la segunda mitad del s. XVIII, pues viene a coincidir con la fecha del matrimonio entre Luisa Antonia Amoreto y Fernando del Castillo, primer Conde de la Vega Grande de Guadalupe (1777). Pero el dato erróneo, a nuestro modesto entender, es el de datar a la Ermita de “Maspaloma” (sin la “s” final, que es cómo se recoge en los documentos de la época) en la misma fecha.

Según la “biblia” de los amantes y estudiosos de la historia del Municipio de San Bartolomé de Tirajana: “Los Tirajanas de Gran Canaria”, del Canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Canarias, escritor, investigador y Cronista Oficial de San Bartolomé de Tirajana: Don Santiago Cazorla León (1907/2002), cuya personalidad, credibilidad y prestigio está suficientemente reconocida, sitúa la construcción de la “Ermita de Maspaloma” en el s. XVII, más exactamente en el año 1681. Por lo que durante este año 2018, estamos conmemorando (ó deberíamos conmemorar) el 335 aniversario de su construcción.

Es este un motivo más que suficiente para júbilo y orgullo; pues el pueblo y la zona turística de Maspalomas consolida su entidad, identidad, relevancia y trascendencia histórica, al mismo tiempo que refuerza sus raíces; con el atractivo añadido del rango que le otorga las huellas dejadas a lo largo de siglos de historia.

Profundizando en el asunto que nos ocupa; el historiador Santiago Cazorla León, en la segunda edición de "Los Tirajanas de Gran Canaria", del año 2000, corregida y aumentada, hace la siguiente puntualización:

"En la primera edición de nuestra "Los Tirajanas de Gran Canaria" de 1995, guardamos silencio acerca de la ermita de San Fernando por carecer de datos de su creación; pero en el libro editado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria titulado: "La Comarca de Tirajana en el Antiguo Régimen", de Vicente Suárez, Benedicta Rivero, Manuel Lobo y Alejandro González, nos centramos en la siguiente nota":

"(5). Página 113: Hasta febrero de 1681 se habían abierto dos acequias en el barranco de Maspalomas: una con su madre en la boca de los Vicentes y la otra por debajo, en La Palma; asimismo, se estaba abriendo otra por encima del "Almassigo", junto al Charco, y una ermita que se acabaría entre (el capitán Gotardo) Calimano y (Mateo Pérez) de Villanueva". Continúa Cazorla León: "Sin duda alguna, la ermita que entonces estaban edificando no puede ser otra que la de San Fernando".

La segunda prueba es la que distingue la Ermita de San Fernando de la de Juan Grande, pues en el reparto de las capellanías que hace el obispo Tavira el 27 de junio de 1790 dice que: se entrega una capellanía a la Ermita de Juan Grande, y otra a la Ermita de Maspaloma, ( las dos del Conde); y una tercera a la Ermita de Arguineguín.

Y el tercer argumento que esgrime es que, en  la carta del cura de Tunte al obispo Urquinaona del 28 de octubre de 1871, exponiéndole su proyecto de empezar a decir misa un domingo de cada mes en las ermitas de Maspaloma y de Arguineguin; cuando se refiere a la ermita de Maspaloma, se refiere a la de San Fernando y no a la de Juan Grande, donde la misa de los domingos nunca faltó. 

Por todo lo expuesto, hemos de agudizar la imaginación y pensar en una Ermita sola y aislada, igual que tantísimas que están repartidas por las zonas rurales de toda Canarias, a la que un siglo después se le acoplaría, en “L”, el edificio de dos plantas de corte señorial, tal como la conocemos ahora.

Está aún en la mente de todos el hecho de que, previa autorización de la propiedad del inmueble, que ostentan los hermanos Alejandro, Pedro y Ana del Castillo y Bravo de Laguna, la Asociación “Amigos de Maspalomas” hubo de hacer frente en abril de 1998, a la restauración de la ermita que padecía un deterioro considerable, ante la desidia de todos.

Los trabajos estuvieron a cargo de los propios miembros de la Asociación, que se las ingeniaron para sufragar los costes económicos; estuvieron asesorados por el prestigioso arquitecto Luis Alemany y contaron con el apoyo logístico de la entidad "Eléctrica Maspalomas (Elmasa)" (gracias a la gestión del Vice-Presidente de la Asociación "Amigos de Maspalomas", el añorado y nunca  debidamente ponderado, Sebastián Ravelo Gutiérrez). 

Este gesto por parte de "Amigos de Maspalomas" fue muy elogiado y puesto en valor por parte de la población maspalomera y medios de comunicación en general.

Aquí queda expuesto, para satisfacer la curiosidad de muchos, para el estudio de otros, para posteriores investigaciones y, porque no?..., para la discusión.