sábado, 22 de julio de 2017

Muchisimas gracias.

228 Entradas y la imágen del globo terráqueo cada vez más verde. Muchísimas gracias y, ya comentaremos lo que tenemos previsto a corto, cortísimo plazo. Un abrazo a tod@s.

A MELO ROBAINA, CON TODO MI AGRADECIMIENTO

En estos momentos no puedo dejar de recordar los encuentros que tuve con Melo Robaina, previos a la maquetación definitiva de mi Libro: "Maspalomas: El Carnaval". 

De lo contento que estaba con la idea, de cómo nos felicitaba por darle cobertura y reconocimiento al mundo del Travestismo y el Transformismo.

Por nuestra parte agradecerle todas las atenciones que tuvo y la generosidad al momento de aconsejarnos y dejarnos unos álbum de fotos valiosísimos, para que escanearamos cuanto quisieramos y, todo ello con total  desinterés.

La casualidad ha jugado a que en uno de esos documentos coincidan "Paloma"/Miguel Vera y el propio Melo Robaina, los dos formando ya parte del estrellato transformista celestial y, casualmente también Paloma nos abrió las puertas de su casa para que cogieramos todo el material gráfico que necesitaramos.

A los dos Gracias, mil gracias y, Descanse en Paz.

viernes, 21 de julio de 2017

TUNTE: ENTRE SANTIAGO “EL CHICO” Y SANTIAGO “EL MAYOR”.

Por Pedro José Franco López


En julio de 1864, se justificaban los motivos del traslado de Santiago “El del Pinar” ó Santiago “El Chico”, a la Iglesia de San Bartolomé de Tirajana (Tunte).




Fue el 27 de septiembre de 1.849, cuando el Obispo Buenaventura Codina ordenó el traslado de la imagen de Santiago “El del Pinar” desde su originaria Ermita, hasta la Iglesia de San Bartolomé, en Tunte; catorce años después, en respuesta a un escrito firmado por los vecinos de El Pinar, en el que solicitaban la devolución de la imagen, el Obispo Joaquín Lluch Garriga, sucesor de Buenaventura Codina, rubrica un Informe en el que argumentaba y justificaba los motivos que llevaron a ordenar aquel traslado y que, entre otros, eran los siguientes:

 “…Teniendo noticias de que casi a las puertas de la ermita se cometían las acciones más impuras; que hasta dentro del sagrado recinto se proferían palabras escandalosas, y que en la misma sacristía se entregaban algunos malvados a la destructora pasión de los juegos de azar; (sirviendo para esto alguna vez el mismo dinero de las limosnas, que extraían de la caja del santo con el mayor cinismo); resolvió quitar de una vez para siempre la causa ocasional de tamaños desórdenes, mandando a demoler la casa contigua a la ermita y trasladar la venerada efigie a la parroquia de este pueblo dejando a la ermita del apóstol Santiago, entredicha y cerrada pues, año tras año, aquello tenía más de bacanal que de fiesta religiosa” (Informe del Obispo Lluch, del 1-7-1864. (Carpeta de documentos de la parroquia de San Bartolomé. Archivo Diocesano de Las Palmas de Gran Canaria).

Y es que era tal la afluencia de peregrinos al Pinar que, a mediados del s.XIX surgía un conflicto entre Gáldar y Tunte, en el que el ayuntamiento galdense le reclamaba al Obispado de Canarias 300 pesos de las limosnas que se recogían en Santiago de Tunte, ya que hubieran menguado considerablemente las rentas de su Parroquia, “…pues los romeros llevados más por un espíritu de novedad, que por devoción, han vuelto la espalda a Santiago de Gáldar y se han encaminado a Santiago del Pinar con sus romerías y cuantiosas limosnas”.
Tenemos que remontar a mediados del s. XV como época en que nace la advocación, que coincide con el momento en que unos marinos oriundos de Galicia navegaban frente a la costa del Sur de Gran Canaria y fueron sobrecogidos por una tormenta que inesperadamente desencadena, interrumpiendo lo que hasta entonces había sido una feliz travesía. Los embates que el bravo oleaje produjo en la embarcación dio lugar a un naufragio, y la angustiosa situación que padecieron les hizo encomendarse al apóstol, arrodillándose ante una imagen que del mismo veneraban.

A cambio de la salvación se comprometieron a erigir una ermita en la primera tierra firme en que desembarcasen; el milagro se verificó, desembarcan por Arguineguín y con la imagen de Santiago al hombro emprenden el viaje de la promesa; suben por los Lomos de Pedro Afonso o Hueso Bermeja; cruzan por las silenciosas “Playas de Chira”, se encaraman por los Canalizos y, finalmente, descansan en El Lomito de Santiago, en el Valle de la Plata. Y allí, construyendo una emita, dejan la imagen de Santiago y emprenden el viaje de retorno. Tanta fuerza adquirió esta leyenda al cabo del tiempo que, incluso llegó a denominarse a la imagen “Santiago, el de la Leyenda”.

Tal como se suele hacer con Ntra. Sra. del Pino, que baja con cierta frecuencia a la capital de la isla, por diferentes motivos; los escritos dejan constancia que de forma espaciada y por razones concretas, “Santiago el del Pinar” bajaba hasta el pueblo de Tunte; así señalan que el 16 de abril de 1841 lo hace a petición del alcalde y con autorización del Obispo Judas José Romo, para rezarle a favor de las lluvias.  Otra tuvo lugar en marzo de 1845, también por falta de agua y la petición la hizo el alcalde Gregorio de Matos.

 Santiago “el del Pinar” ó Santiago “El Chico”. Siglo XV

Sobre la escultura, efigie ó imagen de Santiago “El del Pinar”, hay que señalar que es de rudimentaria factura y que, como ya hemos indicado está fechada en el s.XV.  El inexorable paso del tiempo hizo mella en esta talla y fue intervenida por varios restauradores unas veces con más éxito que otras y, casi siempre, por indicación de los propios peregrinos que continuamente manifestaban su descontento por el deterioro que presentaba, preguntándose por el fin de sus donativos.

Recientemente, en 1988, se acomete la última restauración de la imagen debida a José Paz Vélez; según su informe la policromía se encontraba en un estado deplorable, fruto de los sucesivos retoques a los que había sido sometida. En algunas partes de sus manos faltaba la encarnadura y la madera presentaba profundas grietas.
 
A partir de 1903 esta imagen comienza a ser denominada “Santiago el Chico” para diferenciarla de otra de mayor tamaño que llega ese año a la parroquia de San Bartolomé previo encargo del sacerdote Pedro Hernández. Aunque no se llegó a realizar, el ya citado obispo Buenaventura

Codina había ordenado en 1851 la elaboración de otra imagen, especificando que debería representar a Santiago Peregrino, modelo iconográfico que surge en el s.XII como consecuencia de las peregrinaciones a Compostela y que figura al apóstol de pié, apoyado en un bordón, portando la típica calabaza y cubriéndose con un sombrero con veneras incrustadas.

Como hemos indicado, esta orden no fue cumplimentada, pues a la Junta Parroquial le inspiraba más devoción la imagen montada a caballo, por lo que, medio siglo después esta nueva obra repite la iconografía de su precedente.

Santiago “El Mayor”. (1903)

La imagen de “Santiago el Mayor”, como se le conoce popularmente, fue realizada por Francisco Villa en madera recubierta por escayola, se encuentra ubicada en el fondo de la nave derecha del templo ante un retablo de estilo neogótico tallado en madera de cedro por el maestro galdense Juan Betancort.

Los costos del conjunto escultórico ascendieron a 4.350,80 pesetas, cantidad en la que quedaban incluidos los gastos de embalaje y flete desde Barcelona. Por su parte, las del retablo se cifran en 2.350 pesetas. Diez años después, la nueva imagen se vio enriquecida por un elegante trono realizado en plata, que fue adquirido a la empresa de ornamentos religiosos Burillo, con sede en Valencia. Fue financiado a merced de donaciones particulares, completándose el resto de su importe total, que ascendía a 3.500 pesetas, con las limosnas del apóstol.

Así como la imagen de Santiago “El Chico” protagoniza la Romería, el acto más popular y entrañable de las Fiestas Patronales de Tunte; es Santiago “El Mayor” el que preside la solemne función y Procesión religiosa del 25 de julio de cada año.


martes, 11 de julio de 2017

1992/2017 SÓLIDOS CIMIENTOS DE LA UNIVERSIDAD DE VERANO DE MASPALOMAS EN SUS BODAS DE PLATA.

Por Pedro J. Franco López

 

·        En aquella primera edición, además de numerosos intelectuales, artistas y políticos del panorama nacional y canario, lo hicieron también desde militantes de Herri Batasuna, hasta la Presidenta nacional de las trabajadoras de barra americana.

 

·        Con la presidencia del filosofo José Luis López Aranguren, se pudo disfrutar de charlas compartidas entre Jerónimo Saavedra que ejercía de Presidente del Gobierno de Canarias y Alfredo Pérez Rubalcaba, como Ministro de Educación y Ciencias ó el mismísimo Mariano Rajoy, que lo hacía como Vice-Secretario de su Partido.

 

·        Como complemento lúdico, se organizaron los Conciertos "AMA", premonitorios de los míticos conciertos "Atlántica", que unieron a orilla de playa, los continentes de Europa, África y América.



Los acontecimientos internacionales celebrados en España durante 1992 lo han convertido en un año emblemático; ningún otro país había celebrado el mismo año una Exposición Universal (Sevilla), unos Juegos Olímpicos (Barcelona) y una Capitalidad Europea de la Cultura (Madrid), además de los actos conmemorativos del V Centenario del Descubrimiento de América e inaugurarse el primer tren de alta velocidad -AVE- (Madrid-Sevilla).



Ya sabemos que "ni punto de comparación", pero poniendo en valor lo propio, por esas fechas se gestaba en Maspalomas el poner también una pica en Flandes, dándole cuerpo a lo que iba a ser la Universidad de Verano de Maspalomas que, a día de hoy es la decana de las que se celebran en las Islas Canarias; al cumplirse las Bodas de Plata (1992/2017), no deja de ser una auténtica proeza por parte de las distintas corporaciones municipales habidas y, el plantel de directores que han coordinado su destino.

Afrontamos esta columna desde el lado positivo y desde la vivencia gratificante que significó para el que suscribe, el formar parte del Consejo Directivo/Asesor de aquella primera Universidad de Verano de Maspalomas, como Secretario de Organización; Consejo del que era Presidente el que fue uno de los filósofos y ensayistas españoles más influyentes del siglo XX: José Luis López Aranguren.


Lo contrario sería imbuirnos en las convulsiones y polémicas de las dos primeras ediciones que ni viene al caso, que darían para un serial y que quedaron zanjadas cuando el primer director de la Universidad de Verano de Maspalomas llamó públicamente "baturros de campo" a los políticos de San Bartolomé de Tirajana y, la corporación municipal tirajanera, como era bastante previsible, lo cesó de su cargo.

La Universidad de Verano de Maspalomas, una iniciativa de acción educativa y cultural, sin parangón en toda Canarias, surge por iniciativa del Iltre. Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, en el período en que se alternaron la alcaldía Marcial Franco Vega y José Juan Santana Quintana y, a propuesta de los profesores adscritos a la Universidad Complutense de Madrid: Gabriel Albiac, Jesús Ibáñez y Román Reyes, (que la  dirige en sus dos primeras ediciones), y con un cartel anunciador diseñado por el artista plástico Sergio Gil.

Nace además, con el apoyo y cobertura académico-institucional de las Universidades de Las Palmas de Gran Canaria, La Laguna y Humboldt de Berlín y, con el respaldo económico del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria y, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

Aquella primera edición, bajo el título "Crítica del Lenguaje Ordinario", contó con intelectuales procedentes de campos tan diversos como el de la propia Universidad, el Arte, la Literatura, la Prensa y la Política, tanto a nivel local, insular, regional, como nacional e internacional. Así se tuvo la oportunidad de disfrutar de ponencias y charlas compartidas, por ejemplo, entre Jerónimo Saavedra que ejercía de Presidente del Gobierno de Canarias y Alfredo Pérez Rubalcaba, como Ministro de Educación y Ciencias ó el mismísimo Mariano Rajoy como Vice-Secretario de su Partido.

A la vez veíamos debatir, incluso entre sí, a representantes de, prácticamente todas las Universidades españolas, además de: la Humboldt, la Libre de Berlín, Heidelberg, de París/CNRS, Lisboa, Trento -Italia- y la de Fez -Marruecos-. De auténtico vértigo consideramos muchos haber disfrutado en vivo del pensamiento de José Luis López Aranguren, Miret Magdalena, Manuel Padorno, Eduardo Subirats, Fernando Sagaseta, Pablo Castellano, y tantos más -hasta 112 excelencias de la palabra- y que no sabías bien dónde te impregnabas más de su sabiduría, si en la propia ponencia, en el intenso y denso debate que le precedía o, en las tertulias ante cafés que compartíamos en el bar-piscina del Hotel Gloria Palace, que acogía aquella primera edición.

Da cuenta fielmente de lo acontecido la publicación de Ediciones Libertarias, S.L., que recoge todas y cada una de las Ponencias impartidas, y que al llevar por título "Crítica del Lenguaje Ordinario", la portada la ilustra "La Torre de Babel" de Pieter Brueghel y, la contraportada, lo que estaba llamado a ser logo de la misma, confeccionado por Pepe Dámaso.

Serían muchas las Ponencias a destacar y poco el espacio para detallarlas, no obstante, dejamos constancia del morbo mediático que supuso las intervenciones del matrimonio formado por Alfonso Sastre y Eva Forest; militantes de la izquierda abertzale -Herri Batasuna-; pero las más peculiares, con diferencia, fueron las de los entrañables Manuel Trillo, presidente del Comité Ciudadano Anti-Sida, de Madrid, llegando a manifestar:  "la Iglesia, que se deje de historias con el condón, que ya hay curas con sida" y Angelines Durán, prostituta y presidenta de las trabajadoras de barra americana de Madrid, que habló de los entresijos de su profesión, llegando a manifestar que: "La otra cara de la vida es muy asquerosa".

En cuanto a las actividades paralelas que se generan, al igual que ahora se celebran el Festival Internacional de Trompetas (con la participación de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria) y el "Maspalomas Costa Canaria Soul Festival"; hace 25 años se hacía lo propio con los conciertos "Maspalomas Costa Musical" que, con el patrocinio del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, organizó AMA (Asociación de Música Actual de Gran Canaria). Son muchos los que afirman que aquella iniciativa fue precursora de los desaparecidos Conciertos "Atlántica" que vendrían después, y que nacieron con la idea de unir, como el legendario océano, los continentes de Europa, África y América.

No podemos obviar la repercusión nacional que tuvo el documento llamado: "Manifiesto de Maspalomas", firmado por 300 personas, entre Consejo Directivo/Asesor, ponentes y alumnado que, reivindicaba y defendía el ejercicio de la crítica y del pensamiento crítico, que era precisamente el espíritu con el que nacía la Universidad de Verano de Maspalomas.

Aquel manifiesto retrataba la situación política y económica española del momento y, como muestra de que fué tremendamente premonitor de la situación actual, entresacamos dos párrafos del mismo:

Se vio la necesidad de redactarlo: "...ante la grave degradación de los derechos democráticos y ciudadanos de España, que presenta casos tan espectaculares como los de la corrupción que invade múltiples ámbitos y el derroche y uso arbitrario de los fondos públicos; frente a la cultura del dinero, la apariencia y la ostentación imperantes...".


Y también venía en decir que: "...hoy es más necesario que nunca defender y reivindicar una democracia cotidiana, solidaria y lúcidamente vital, a escala local y global, de ciudadanos críticos, emprendedores y activos, dueños de su propia historia, comprometidos con la verdad, frente a una democracia otorgada y secuestrada, una pseudo-democracia amañada y de escaparate, de espectadores sumisos, acríticos y pasivos...".
 
Finalizamos haciendo mención a los directores que han dado sentido y vida a los veinticinco primeras ediciones de la Universidad de Verano de Maspalomas: así tenemos a José Antonio Younis que fijó sus pilares y la dotó de cimientos, después de las convulsiones a que se vio sometida sus dos primeras ediciones y que lo hizo desde el año 1994, hasta el 2000.

José Ángel Gil Jurado que durante otros siete años, hasta 2007, la dotó de una impronta de calidad y amplia difusión; a destacar que en su gestión estuvo la de conmemorar el V Centenario de la Escala de Colón en Maspalomas (1502/2002).

Con Santiago Hernández León (2008/2011), se inicia la era de los recortes, aún así le da un salto de calidad y empaque, trasladando su sede al Palacio de Congreso de Maspalomas, convirtiéndose la firma Lopesan en el principal patrocinador, lo que la salva de ser apeada de los eventos veraniegos canarios.

Desde el año 2012 al 2016, rige los destinos de la Universidad de Verano de Maspalomas, Míchel Jorge Millares, licenciado y Máster en Periodismo que, nada más entrar ve reducido el presupuesto en un tercio. No obstante, logró no sólo mantenerla a flote, lo que en aquellas circunstancias, fué una proeza, sino también, darle rumbo a la internacionalización que hace años demandaba. Y, como la necesidad agudiza el ingenio, la acercó aún más a la ciudadanía  y, como no podía ser de otra manera, la convirtió también en un referente de análisis y debate del sector turístico.

Aprovechamos para, agradecer a Míchel Jorge Millares el que contara con nuestra modesta participación en la edición de 2011, en que impartimos la Ponencia "Maspalomas: desde la época aborigen al "boom" turístico", con motivo del cincuentenario del inicio de la Urbanización Maspalomas Costa Canaria y, en la edición de 2013, con la Ponencia "Desarrollo Social de San Bartolomé de Tirajana en el siglo XX, a través de sus Personajes y Paisanaje", con motivo de los 200 años de la constitución del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

En esta vigesimosexta edición, toma las riendas el quinto Director de la Universidad de Verano de Maspalomas el investigador, escritor y doctor en Geografía: Guillermo Morales Matos, con el reto de que se logren de una vez por todas, la internacionalización y el fomento, la promoción y la investigación turística y, como ejes: la sostenibilidad en materia turística y ambiental de Maspalomas, ahí es nada.