martes, 9 de enero de 2018

FALLECE MARÍA DEL CARMEN BENÍTEZ DE LUGO, CONDESA DE LA VEGA GRANDE Y, DAMA DE LA SOLIDARIDAD.

María del Carmen Benítez de Lugo destacaba por su Mecenazgo en los ámbitos Culturales y Artísticos y, sobretodo, por su Solidaridad con los más necesitados.

Por Pedro J. Franco López

Nos ha dejado la Sra. Doña María del Carmen Benítez de Lugo y Massieu, condesa de la Vega Grande, pués era la esposa del Iltre. Sr. Don Alejandro del Castillo y Bravo de Laguna -IX Conde de la Vega Grande de Guadalupe; hija de Don Luis Juan Francisco Benítez de Lugo y Ascanio, IX marqués de la Florida, y de la Sra. María del Rosario Massieu y Fernández del Campo, III marquesa de Arucas y, tuvo cinco hijos: Alejandro; Iván, Fernando, María del Carmen y Patricia. Y, desde ya queremos dejar constancia también de nuestro sentido pésame a su esposo, hijos, nietos y demás familia.

Hasta aquí lo que figurará a partir de hoy en la Biografía y las reseñas Sociales e Históricas de tan excelsa señora; y ahora vamos a  adentrarnos en los numerables valores que tenía y al gran hueco que deja su partida, tan difícil de llenar, en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, en la Isla de Gran Canaria en general,  y, cómo no, de manera particular, en el pueblo y la zona turística de Maspalomas.

La casualidad ha hecho la mala jugada de hacer coincidir estos momentos, con un año que tenía que haber sido de celebración, no en vano en 2017 se conmemoraba el 240 aniversario de cuando Carlos III, concedió el título nobiliario de Conde de la Vega Grande de Guadalupe al Fernando Bruno del Castillo Ruiz de Vergara. Y, hablando de coincidencias, son 40 años que se cumplieron en 2017, del Condado de Alejandro del Castillo y Bravo de Laguna (su padre falleció el 19 de noviembre de 1.976) y, su título se expidió mediante carta de sucesión de agosto de 1977.

Además del gran hueco que sabemos deja en el seno de tan numerosa familia, lo deja también en lo Social, lo Cultural y Artístico y, sobretodo, en el Mecenazgo y la Solidaridad.

María del Carmen Benítez de Lugo formó una familia y se "fabricó" un entorno en el que el trabajo y el arte, lo humano y lo divino, lo noble y lo popular, el mecenazgo al que se debía, por su procedencia y estatus y, la solidaridad a la que se entregaba en cuerpo y alma, con los más débiles y necesitados, no fueron nunca por caminos dispares; sino al contrario, tenían en ella un punto en común y siempre contando con el apoyo, la participación y complicidad de su esposo el IX Conde de la Vega Grande: Alejandro del Castillo y Bravo de Laguna.

No estaba atada a los lazos de la nobleza y hacía esfuerzos encomiables para sacudirse de las ataduras nobiliarias;  prueba de ello es que, como mujer a la vez que tradicional, era moderna y vivía acorde al tiempo en que le tocó vivir, tenía su perfil totalmente abierto en las redes sociales (Facebook) con un buen número de "seguidores" de toda clase o índole social. Se explica por sí solo, aquella frase que pronunciara en una entrevista, en 1994: "La Solidaridad no es de derechas ni de izquierdas".

Y es que si en algo sobresalió María del Carmen Benítez de Lugo fué en su solidaridad con los más débiles y necesitados y, por eso fundó en 1982, con un grupo de mujeres entusiastas, una Federación Independiente de la Asociación no gubernamental sin ánimo de lucro "Nuevo Futuro", con la firme intención de cambiar la situación de niños en situación de riesgo social o privados de familia. Un compromiso que, treinta y cinco años después sigue vigente; célebres son las metas alcanzadas en su popular Rastrillo de Navidad de Nuevo Futuro. Del Rastrillo llegó a decir que "era una especie de punto de reflexión para una sociedad excesivamente frívola y consumista".

Y es que de la misma manera que no se arredraba en el trabajo de montar un Rastrillo Benéfico, le hacía frente al Pregón de las Fiestas de San Juan Bautista de Arucas o, ejercía de Camarera Mayor de Honor de Nuestra Señora de los Dolores de Vegueta.

Era estrecha su relación para con el Pueblo de Maspalomas, por poner un ejemplo: en la Catedral, cuando la Exposición "La Huella y la Senda", nos comentaba ante la imagen de San Fernando -el Chico-, lo orgullosa que estaba de haberlo tenido cómo imagen de cabecera de cama durante mucho tiempo, hasta que lo legó al pueblo maspalomero.

Además, entre otras, asistió como madrina y anfitriona a la inauguración del Hotel Maspalomas Oasis, (este año 2018, cumplirá sus Bodas de Oro); Recepcionó a los Astronautas del Apolo XI; Inauguró las instalaciones de la Casa-Cuartel de la Guardia Civil en Maspalomas; el Poblado Americano "Sioux City"; la Guardería "Los Dados", el Parque de San Fernando y, el primero de los Colegios de Maspalomas, el conocido como "Maspalomas-I"; y, como no podía ser de otra manera, asistió a la inauguración del sueño dorado de toda la familia condal: el Museo Finca Condal de Juan Grande.
 
En lo turístico, queda todo de manifiesto si recurrimos a las Cartas-Memoria que le confeccionaban y dedicaban expresamente, los principales colaboradores de su esposo Alejandro del Castillo allá por los inicios de la zona turística de Maspalomas, (años 60 del siglo XX), como Pablo Elola, Manuel de la Peña o la estrecha relación que llegó a mantener con los primeros inversores suecos, como Sven Kviborg, miembros de la Compañía SAF, como Eije Mossberg, el Grupo de los Siete, el cónsul de Suecia de la época, etc.

Finalmente, reiterar nuestro más sentido pésame a la familia, en especial a su esposo: Don Alejandro del Castillo y Bravo de Laguna, a sus hijos: Alejandro; Iván, Fernando, María del Carmen y Patricia; hijos políticos, nietos y demás familia.




A las personas interesadas indicarles que la familia desea que las honras fúnebres -el velatorio- sea de carácter privado y, el Funeral tendrá lugar en la Santa Iglesia Catedral Basílica, de Las Palmas de Gran Canaria, el próximo jueves, día 11 de enero.

1 comentario:

  1. Quisiera reiterar mi mas sentido pésame a don Alejandro del Castillo y a sus hijos. Una gran perdida para todos aquellos que como yo tuvieron la suerte de conocer a Maria del Carmen y compartir momentos con ella en los cuales se pudo apreciar su extraordinaria personalidad. Josefina Gori

    ResponderEliminar