miércoles, 12 de septiembre de 2018

(7 de 17).- XX ANIVERSARIO DEL LIBRO "MASPALOMAS ANTIER".


Por Pedro José Franco López.

 

LOS GRUPOS




En un pueblo tan aislado como históricamente fue Maspalomas, las relaciones sociales eran muy frecuentes e intensas en el marco de la familia, de la amistad y de la solidaridad vecinal, sentires profundamente arraigados entre sus gentes.

En este escenario social, cualquier hecho o acontecimiento era motivo para la visita, la reunión o la tertulia. Tras la dura tarea de la labranza, los hombres dedican un rato a la tertulia y el esparcimiento. Pero la mujer debía proseguir las tareas cotidianas de la casa y el cuidado de los hijos, aunque siempre encontraba pretexto para iniciar la charla y la conversación más animada.

Este sistema de relaciones sociales, reducido a un pequeño marco vecinal, nos depara también las típicas fotos de parentesco, de grupos de amigos, de diversión o de parranda y de las rondas de copas en el bar, apreciadas reliquias de otro tiempo, porque, después, el cambio desde una sencilla sociedad agraria a la actual sociedad de servicios modificó sustancialmente los hábitos, las costumbres y también los antiguos valores sociales.

Y es que el paso acelerado de una colectividad agraria a una sociedad de servicios dio lugar a profundas alteraciones en la sociedad y en la familia. En breve tiempo, el núcleo de Maspalomas adquirió un desarrollo que cambió totalmente su anterior estampa.