miércoles, 26 de junio de 2019

CONFERENCIA/PONENCIA: "MASPALOMAS: DE LA ÉPOCA ABORIGEN AL "BOOM" TURÍSTICO"


“MASPALOMAS:
DE LA ÉPOCA ABORIGEN AL
 “BOOM” TURÍSTICO”

Conferencia/Ponencia de 50 minutos de duración, con Proyección de PowerPoint sincronizado con el Texto.


Esta Ponencia o conferencia viene a exaltar los valores Históricos y Culturales de una Maspalomas en blanco…, negro…  y gris, de hace siglos. Pero, para que no se malinterprete, ni se considere que los maspalomeros y las maspalomeras (criollos) nos suelen decir;  estamos anclados en el pasado, que sólo miramos atrás, que si tiempos pasados fueron mejores…, etc.

Nada más lejos de la realidad…, el tiempo ha ido demostrando lo acogedor, buen anfitrión  y solidario que ha sido desde siempre el pueblo de Maspalomas. Ahí están: 55 años en perfecta armonía y convivencia con gentes procedentes de mil y una culturas diferentes, sin el más leve atisbo de intolerancia.  

Bien: A la oferta de Clima extraordinario, Sol y Playas sin igual, destino excelente de: “Turismo de Salud”…, de Ocio…,  de “Turismo Rural”…, de Deportes…, de Senderismos…, de Sol y Playa…, de Naturaleza…, de Conciertos…, de Congresos…, Turismo activo…, de Sexo…, de Borracheras y Botellones; estamos empeñados en añadir una oferta más…   Y, es la de poner en valor nuestro Patrimonio Cultural,  sobre todo el Arqueológico, Histórico y Cultural. Pues estamos convencidos son… de  un valor añadido incuestionable.

Y es que, estamos convencidos que nuestro atractivo turístico será mayor y nuestras promociones serán más efectivas, en la misma medida en que revaloricemos nuestras señas de identidad:

o   Nuestra Cultura; nuestra Historia; nuestro Patrimonio; Nuestra Identidad; nuestros Valores; nuestras Tradiciones…

   Grandiosos SPA, Sol y Playa hay en muchos lugares del planeta. Si queremos turistas fieles, que repitan, es enamorándoles y haciéndoles partícipes de todas estas referencias, que nos dan un valor añadido, diferenciándonos cualitativamente de otros destinos competitivos.

Adenás, la Conferencia/Ponencia "MASPALOMAS: DE LA ÉPOCA ABORÍGEN AL "BOOM" TURÍSTICO" está concebida para homenajear al pueblo de Maspalomas y a su gente con más arraigo, dado el sacrificio que hubieron de afrontar al convertirse su espacio geográfico en una zona turística, trastocándose todos sus principios culturales…, sociales…, medioambientales, y, por supuesto todos los valores heredados de sus antepasados.

Intenta también que algunas cosas referentes a Maspalomas: nuestro pueblo y nuestra zona turística, queden definitivamente claras para la posteridad.

Y es…,  que si en la propia Maspalomas,  los niños, jóvenes, foráneos y turistas desconocen nuestra Historia…, sus verdaderos orígenes; es fácil deducir lo que va a pasar dentro de 25/30 años…, y la imagen que se han llevado los turistas que, durante 55 años han pasado por estas tierras, y han vuelto a sus lugares de origen, sin tener ni idea de dónde estuvieron.

martes, 25 de junio de 2019

ANTES DEL 11, TAMBIÉN FUERON EL 9 Y EL 10

Por Pedro José Franco López

Antes de julio de 1969, en que alunizó, por fin, una nave espacial en la superficie de la Luna, fueron cuatro -4- las naves tripuladas (los Apolos 7, 8, 9 y 10), los que, con sus trabajos de investigación y puestas a prueba, hicieron posible que se cumpliera aquel sueño  y promesa del Presidente John F. Kennedy (pisar la Luna antes de 1970).



Como quiera que ya dimos cuenta de: "El 7 y el 8, los Apolos del 68". Ahora damos cuenta de los Apolos 9 y 10, decisivos para el éxito total del "Apolo 11".

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0


APOLO - 9

La conclusión final de los Vuelos de los Apolos 7 y 8 (en los que la Estación de Maspalomas tuvo tan alto papel protagonista), fue que, su éxito fue tal, que se adelantaron los Vuelos del "Apolo 9" y "Apolo 10", al objeto de poner un Hombre en la Luna antes de mitad del año 1969 (cosa que ocurriría en julio de ese mismo año).


El 3 de marzo de 1969, la tripulación del Apolo 9, compuesta por Jim McDivitt, Rusty Schweickart y Dave Scottdesde, despegó desde el Centro Espacial Kennedy, en el módulo de mando "Grumdrop" y, como una de las principales misiones, la de probar el módulo lunar, llamado "Spider".

Los miembros de la NASA que vivieron este acontecimiento, lo más recordado es el éxito obtenido en el primer ensamblaje de Spider (el módulo lunar) que se fue alejando de Gumdrop (el módulo de mando) hasta una distancia de 160 kilómetros y, por supuesto, el paseo espacial de Schweickart, que duró unos 37 minutos. Esta salida estaba destinada a probar el traje espacial que habría de ser utilizado en el descenso a la Luna y que estaba valorado en 100.000 dólares (de los de 1969) cada uno de ellos.


CONTACTO CON MASPALOMAS
(Estación Espacial de Gran Canaria).
-Crónica de Rodríguez del Pino-, por teléfono.

"Quince minutos después de haber sido lanzada, la cápsula "Apolo '9" entró en contacto con los equipos de seguimiento de la Estación de Maspalomas, para perderse diez minutos más tarde. A las seis menos diez se registró un segundo paso de la nave espacial, que finalizó a las seis en punto. En todo momento se recibieron datos técnicos y biomédicos relacionados con el vuelo y sus protagonistas, todo ello dentro de la normalidad que parece ser característica de los difíciles misiones del Proyecto Apolo.

A las 9 horas y 52 minutos de la mañana del día 4 de marzo, se realizó el tercer seguimiento, cuando los astronautas procedían a realizar su órbita número diecisiete".
*
No se volvían locos en la NASA al momento de ponerle nombres a las naves y módulos. Algo que para el resto de los mortales son asuntos de máxima importancia, ellos se lo tomaban un poco a cachondeo (lo que parecía ser muy saludable).

Así tenemos que la nave principal, cuando la vieron los astronautas por primera vez, estaba envuelta en plástico para protegerla durante el transporte, lo cual le confería unos colores irisados, casi como una golosina. Alguien dijo que parecía una gominola y así quedó: Gumdrop.


Entre las principales anécdotas está la de el día en que Schweickart sufrió náuseas y mareos y llegó a vomitar una vez dentro de la cabina. Casi la mitad de los astronautas lo experimentan durante sus primeras horas en ingravidez. Pero lo que en condiciones normales no pasaría de ser una molestia, podía ser cosa de vida o muerte cuando se iba equipado con un traje espacial. Un pegajoso bolo de vómito flotando en el interior del casco podía ahogar o asfixiar al astronauta.

La tripulación del Apolo 9 volvió a la Tierra el 13 de marzo de 1969. Quedaba una sola prueba más, que se le encargaría al Apolo 10: en esencia, repetir lo que acababan de hacer pero esta vez en órbita lunar.

El ensayo general se fijó para mayo. Si todo iba bien, el 11 quizás –solo quizás podía ser el que, por fin, se posase en la Luna.













APOLO - 10


A las dieciséis y cuarenta y nueve minutos (hora canaria), del 18 de mayo de 1969, el vehículo espacial "Apolo X" y su cohete portador "Saturno V" serían lanzados desde Cabo Kennedy rumbo a la Luna, llevando consigo a los astronautas Thomas P. Stafford, como comandante de la nave; John W. Young, piloto del módulo de comando, y Eugene A. Cernan, piloto del módulo lunar.

Durante ocho días, unos y otros llevaron a cabo varios experimentos al término de los cuales se facilitó en gran manera la feliz consecución del alunizaje de la Nave Apolo XI en la superficie lunar en julio del mismo año.

A todo esto, siempre con un alto papel protagonista de la Estación Espacial de Maspalomas.


TODO LISTO EN GRAN CANARIA -MASPALOMAS-

Para esa fecha de mayo de 1969, la Estación Espacial de Gran Canaria se hallaba preparada para el seguimiento de esta nueva misión. Su localización geográfica dentro de la red de vuelos espaciales tripulados era de primer orden, por lo que la atención de las restantes estaciones esparcidas por el globo terráqueo estaban puestas en los datos que desde Maspalomas se emanaban. De hecho fue el centro terrestre más cercano al vehículo en el momento en que éste se colocó en órbita alrededor de nuestro globo.

Por medio de una antena de banda lateral unificada de seis metros de diámetro, la Estación de Maspalomas captaba la posición de la nave espacial, pudiendo comunicarse con los astronautas, al tiempo que recibía información y transmitía órdenes.

Por otra parte, las comunicaciones por voz y teletipo con el Centro de Vuelos Espaciales de Houston, punto neurálgico de la citada Red, quedaban aseguradas por la Estación de Comunicaciones por Satélite que la Compañía Telefónica Nacional de España tenía instalada en Maspalomas.
 



   Entre el anecdotario, el Apolo 10 fue la primera misión en llevar una cámara para televisión en color en el interior de la nave espacial, e hizo las primeras transmisiones de televisión en color en vivo desde el espacio.




De su correcto desarrollo dependía directamente que el Apolo 11 despegase o no rumbo a la Luna en los plazos previstos. Tras los éxitos consecutivos de las misiones Apolo 7, 8, 9 y 10, la NASA había logrado lo imposible en menos de un año: probar todos los elementos del programa Apolo en misiones tripuladas sin que se produjese ningún contratiempo digno de mención. La Luna estaba al alcance de la mano. La promesa del fallecido presidente John F. Kennedy de pisar nuestro satélite antes de 1970 podría cumplirse después de todo.

HE TENDIDO MI MANO Y TOCADO EL ROSTRO DE DIOS

Antes de su partida con destino a pocos kilómetros de la superficie lunar, los astronautas del "Apolo 10" colocaron dentro de su somero equipaje un poema de John Gillepie Magee, Jr. Según fuentes cercanas al Centro de Control Espacial, dicho Poema sería leído poco antes de su vuelta a la Tierra.

Este es el Poema del "Apolo 10" en traducción libre:

"He roto los ásperos vínculos que me unían a la Tierra, bailado por los cielos, sobre alas sonrientes de plata.

Hacia el sol me he escapado, uniéndome a la confusión regocijada de nubes hendidas por sus rayos y hecho cien cosas.

No puedes siquiera soñar cómo he girado, subido y balanceado, alto, arriba, en el silencio iluminado por el Sol.

Revoloteando, persiguiendo el viento alborotado, me he arrojado con mi ansiosa nave a través de flotantes corredores de aire hacia arriba, al delirante y ardiente azul donde nunca voló la alondra, ni aún el águila.

Mientras empujaba mi mente hacia arriba el silencio, he apoyado mi pié en la santidad alta e inviolada del espacio.

He extendido mi mano y tocado el rostro de Dios".

50 ANIVERSARIO DE LOS "APOLOS" 7 Y 8, DE FINALES DEL 68


Por Pedro José Franco López

 

Fue tal el éxito de los vuelos de los "Apolos" 7 y 8 (en los que la Estación de Maspalomas tuvo tan alto papel protagonista), que se adelantaron los Vuelos del "Apolo 9" y "Apolo 10", al objeto de poner un Hombre en la Luna antes de mitad del año 1969 (cosa que ocurriría en julio de ese mismo año).

 


Cuando todos estamos a la expectativa del "fiestorrón" mundial que se está cociendo para conmemorar el 50 aniversario de la llegada del Hombre a la Luna (julio 1969/2019), en la nave "Apolo XI", con la tripulación a bordo compuesta por: el comandante de la misión Neil A. Armstrong,; Edwin E. Aldrin Jr.,y Michael Collins; cuyas peripecias fueron seguidas muy de cerca desde la Estación de Maspalomas y que daremos cuenta en su momento; pasa totalmente desapercibido el que también Maspalomas fué protagonista y parte activa en los Vuelos Espaciales -tripulados-: "Apolo-7" y "Apolo-8", de octubre y diciembre de 1968; o sea, también 50 años, también Bodas de Oro y, también hitos dignos de conmemorar (al menos en este Blog).

Hablar de cada uno de los Vuelos Apolo sería largo; Lo cierto es cada uno de ellos tuvieron sus especiales objetivos y cometidos; y todos ellos acumularon experiencias y recabaron datos para que fuera totalmente exitosa la hazaña de julio de 1969.

APOLO - 1

Antes de entrar en el motivo de la presente que es hablar de los dos "Apolo" de finales del año 1968, si acaso resaltar, por razones obvias, las especificidades del "Apolo-1", que llevaba ya, desde el primer momento, el objetivo trazado de alcanzar un alunizaje tripulado sobre la Luna.


Su lanzamiento estaba previsto para el 21 de febrero de 1967 pero, debido a un incendio en la cabina durante una prueba en la plataforma de lanzamiento, que se produjo el 27 de enero, mueren en la cabina los tres tripulantes: el comandante piloto Virgil I. "Gus" Grissom, el piloto del módulo de comando Edward H. White II y el piloto Roger B. Chaffee, destruyendo también el módulo de comando. ​

APOLO - 7


"Apolo-7" fue el cuarto vuelo espacial (primero tripulado), del programa norteamericano Apolo (denominado oficialmente AS-205), lanzado el día 11 de octubre de 1968 y el amarizaje el 22 del mismo mes y año y con la tripulación compuesta por los astronautas Walter M. Schirra -comandante-, Donn F. Eisele y Walter Cunningham.

El objetivo principal de este vuelo era probar el módulo de mando y de servicio en órbita terrestre por primera vez y, durante los 11 días que duró la misma, se hicieron multitud de prácticas de acoplamiento; durante las 163 órbitas a la Tierra se comprobaron el funcionamiento de la cápsula espacial, el módulo de servicio, así como los sistemas de comunicaciones.

Durante el vuelo se encendió el motor principal en ocho ocasiones para efectuar correcciones de trayectoria, y se realizó en directo la primera transmisión de las maniobras realizadas, que pudieron ver en nuestro planeta millones de personas, siendo esta la primera emisión en directo desde una nave espacial norteamericana.

En esta misión ocurrió que el Comandante – Wally Schirra – se resfrió y lo peor fue que se lo contagió al resto de astronautas los cuales se pusieron enfermos "en un lugar donde uno no se debe poner enfermo". 


EL SEGUIMIENTO DESDE MASPALOMAS


Fueron numerosos las tomas de contacto directo entre la nave "Apolo-7" y la Estación de Maspalomas y, de tanta trascendencia como que, tras el lanzamiento en Cabo Kennedy, la primera Estación en entrar en contacto con la nave y sus tripulantes, fue la de Maspalomas (tan sólo veinte minutos después del lanzamiento), mientras que las otras Estaciones lo harían en el proceso de subida.

El director español de la Estación de Maspalomas, José Mendizábal Solano, manifestaba que: "... cada uno de los cuarenta y tres españoles y noventa norteamericanos que estaría expectantes en la Estación, tenía una misión específica y de gran importancia, la vida de tres compañeros está en juego y es preciso tomar todas las seguridades posibles".

Es por lo que momentos antes de las tres de la tarde del viernes 11 de octubre de 1968, las puertas de acceso a la Estación Espacial de Maspalomas quedarían cerradas a cal y canto y ciento treinta y tres personas quedarían desconectadas del resto del mundo para centrar la atención durante once días y veinte horas en tres hombres que se proponían realizar una de las hazañas espaciales más importantes (hasta el momento).



En la prensa local del 10 de octubre de 1968, se recogía en titulares de primera página:

MASPALOMAS: OPERACIÓN
SEGUIMIENTO EN MARCHA.

"133 personas, aisladas del mundo, controlarán el vuelo del "Apolo 7" desde el sur de Gran Canaria".

"Mañana la NASA cerrará sus puertas durante once días, en la Estación de seguimientos Espaciales de Maspalomas".

APOLO - 8


En la estación de la NASA en Maspalomas se capta en directo la transmisión por TV enviada desde el vehículo espacial, la Nochebuena de 1968.

"Apolo 8" fue la segunda misión tripulada del Programa Espacial Apolo de los Estados Unidos y fue la primera misión tripulada en salir de órbita terrestre, llegar y orbitar a la Luna y finalmente regresar a la Tierra.

La tripulación de tres astronautas - Comandante Frank F. Borman, II; Piloto del módulo de comando James A.  Lovell, Jr., y Piloto del módulo Lunar William A. Anders.

Curiosamente, en la Tripulación de respaldo estaban el Comandante Armstrong y Edwin E. Aldrin, que luego acabarían formando parte de la tripulación del "Apolo XI".

Entre otra serie de anécdotas, la tripulación del "Apolo 8", se arrogaron:
·       Ser los primeros humanos en salir de órbita terrestre baja.
·       Los primeros en ver a la Tierra completa.
·       Los primeros en ver el lado oculto de la Luna
·       Y, los primeros en ver el amanecer de la Tierra desde la Luna.
·       Además, el Comandante del "Apolo 8", Frank Borman, reclamó para sí el record de convertirse en la primera persona que toma una pastilla para dormir en el espacio.


El lanzamiento del "Apolo 8" tuvo lugar el 21 de diciembre y comenzó el regreso la medianoche del 25 de diciembre de 1968, tardando dos días y algunas horas en llegar a la tierra (27 de diciembre).

"Apolo 8" tardó 3 días en llegar a la Luna. Orbitó diez veces a lo largo de 20 horas y, durante este tiempo la tripulación realizó una transmisión televisada de Nochebuena en la cual leyeron los primeros diez versos del Libro de Génesis. Esta transmisión fue la más vista de la historia hasta entonces.

El hecho de que la misión de "Apolo 8" fuera un éxito abrió paso a que el "Apolo 11", cumpliera el desea del Presidente John F. Kennedy de llevar al ser humano a la Luna antes de finalizar la década de los 60. El director de la NASA, Thomas Paine, llegó a afirmar que: "Esta vez sí que podemos decir que el hombre ha puesto pie en el Universo".


El Presidente de los EE.UU. Lyndon B. Johnson telefoneó a las esposas de los tres astronautas y les dijo: "La nación entera se siente orgullosa de sus maridos. todas América ha ofrecido plegarias por ellos".

Después del amerizaje y mientras los astronautas saludaban a la tripulación del Portaaviones "Yorktown", en el hogar tejano de uno de ellos, Willian Anders, se celebraba una Misa ante el árbol navideño de la familia del único católico de los tres hombres del "Apolo 8".

Lo que sí hicieron las tres familias de los astronautas Lowell, Anders y Borman fue celebrar por todo oo alto una tardía Navidad.

En resumen: Fue tal el éxito de los vuelos de los "Apolos" 7 y 8 (en los que la Estación de Maspalomas tuvo tan alto papel protagonista), que se adelantaron los Vuelos del "Apolo 9" y "Apolo 10", al objeto de poner un Hombre en la Luna antes de mitad del año 1969 (cosa que ocurriría en julio de ese mismo año).