martes, 23 de abril de 2019

DESDE MASPALOMAS A CÉSAR MANRIQUE EN SU CENTENARIO.


Por Pedro José Franco López

 

De ver la luz mis entrañables conversaciones con César, se derrumbarían muchos tabúes sobre lo que se ha dicho y escrito sobre César y Maspalomas y, algunos temblarían con otras reflexiones "manriqueñas", que quedarán para siempre en mi disco duro cerebral.




El 24 de abril de 1919 nace César Manrique; mucho se va a decir y a escribir sobre él y su obra en estos días y, mucho más que se dirá durante este año, en que se conmemora un siglo de su nacimiento.

Doble contra sencillo que se hablará de todo, excepto de su relación con San Bartolomé de Tirajana y, con Maspalomas en particular.


Y, es que, desde 1965, en el Hotel Folías, está presente Manrique en Maspalomas con un mural. Y, más tarde (en 1984), vendría a Maspalomas por invitación de Araña del Toro y pone sobre la mesa una serie de condiciones para él intervenir en Maspalomas.

Tuve el inmenso honor de acompañar al Teniente Alcalde Antonio Martín Falcón a su casa de Lanzarote a llevarle personalmente la invitación y, una vez César en la isla, me convertí en su  "cicerone" por Maspalomas y, también me tocó levantar el Acta de aquella histórica reunión de César con las autoridades municipales y algunos empresarios de San Bartolomé de Tirajana.

En el "Año de César", y justo el día en que se cumple el Centenario de su nacimiento es justo recordar:


* El Cartel del XIII Festival Regional de Folklore de Maspalomas que, de manera monográfica, se lñe dedicó a su memoria.






* Documentación gráfica del momento del descubrimiento de una placa y se inaugura una calle a su nombre en Sonneland.





* Y, aquel momento del Carnaval de Maspalomas/1986, en que se fotografían César Manrique y Pepe Dámaso con los "disfrazados" "Fidel Castro" y "Ronald Reagan", momentos antes que se diera el pistoletazo de salida a la Cabalgata. (foto publicada como entrada del apartado de "Disfraces" del Libro "Maspalomas: El Carnaval".

jueves, 18 de abril de 2019

LOS ANTIGUOS MONUMENTOS DE JUEVES SANTO.

LOS ANTIGUOS MONUMENTOS DE JUEVES SANTO, EN LA IGLESIA DEL POBLADO DE SAN FERNANDO.



… Que entrabas y salías siete -7- veces al mismo templo, o te ibas un par de veces al del Tablero…”


Que de recuerdos…!!!.

Don Manuel Montesdeoca nos encomendaba el Monumento de Jueves Santo a un grupo de jóvenes del pueblo. Se decoraban con la participación popular. Los vecinos aportaban según podían.

A unos se le pedían las velas (del Elefante); otros prestaban los platos de postre para colocarlas y se le pegaba a cada uno de ellos un papelito con el nombre de la persona que lo prestó.

Las familias más pudientes prestaban sus bandejas de plata; otras las sábanas para cubrir los escalones (hechos con cajas de tomate).

Las flores (calas y azucenas), las envíaba puntualmente el Conde, de la finca de Arguineguín. 

Y, ya culminado, el Jueves Santo por la noche a cumplir con la tradición de las siete -7- visitas.

Lo normal era entrar y salir siete veces al nuestro, el de la Iglesia de Maspalomas, si aparecía alguien con coche, pués entrábamos y salíamos un par de veces en la Iglesia más próxima (la del Tablero). La gente del Tablero hacía lo mismo, a la viceversa, y nos encontrábamos, hablábamos, compartíamos…